Las vacunas son consideradas una medida para prevenir algunas enfermedades en las personas, pues están diseñadas para hacer que nuestro cuerpo produzca anticuerpos que nos defiendan, volviéndonos inmunes a algunos padecimientos.

Éstas pueden ser administradas de distintas maneras, y aunque la más común es por medio de la inyección, también existen vía oral o por medio de un vaporizador nasal.

¿Por qué necesitamos vacunarnos?

A pesar de que un bebé está protegido al nacer por los anticuerpos que le transmitió su madre, esta protección natural desaparece al paso de algunas semanas.

Por este motivo es muy importante reforzar el sistema inmune de los niños pequeños con la ayuda de las vacunas, pues así se les puede proteger contra muchas infecciones que pueden llegar a ser muy serias o incluso mortales.

Las vacunas que componen el Esquema Nacional de Vacunación son gratuitas y sólo se aplican en lugares  especializados, por el personal capacitado para ello.

Los médicos pediatras recomiendan a los padres revisar periódicamente la Cartilla Nacional de Salud para estar al pendiente de qué vacunas le corresponden a los menores de acuerdo a su edad y, así, evitar que se pueda llegar a omitir alguna.

En caso de que se te haya pasado la aplicación de alguna vacuna, lo ideal es que acudas de inmediato a tu Unidad de Salud correspondiente y la solicites al personal. Es importante que procures completar en tiempo y forma los esquemas de vacunación para que se puedan evitar correctamente las enfermedades, principalmente en los niños, pues son quienes están más susceptibles.