Ya estamos en plena cuaresma, una temporada en la que aumenta considerablemente nuestro consumo de pescados y mariscos en todas sus presentaciones. Estos alimentos pueden prepararse de muchas deliciosas maneras, pero también pueden llegar a ser peligrosos para la salud si no sabemos elegir con cuidado o no los preparamos de manera adecuada. Con estos sencillos consejos podrás estar segura de estar comprando pescado fresco y, que al cocinarlo, conserve todos sus nutrientes.

Alimentacion

5 técnicas para cocinar el pescado

Algunas de las mejores técnicas para preparar el pescado, conservando sus vitaminas y minerales, son:

A la parrilla

Para asarlo, primero asegúrate que la parrilla esté bien caliente y el fuego sea intenso, para evitar que se pegue. Por cada 2.5 centímetros de grosor, requerirá una cocción de 5 minutos por cada lado. Este método es ideal para las especies que se venden en medallones o filetes.

Horneado

Requiere más tiempo de cocción que otras técnicas y, si no se cubre el pescado, se pueden perder sus jugos con mayor facilidad. Se recomienda untar la superficie con grasa, para que el exterior quede dorado y el interior jugoso.

Empapelar

Consiste en envolver el pescado en papel aluminio y permite cocer la pieza en su propio jugo. Cuando el paquete de aluminio se infla, quiere decir que el pescado está listo. Para que la cocción quede en su punto, se recomienda que la temperatura del horno sea entre 180º y 190ºC.

Al vapor

Es la mejor manera de conservar su sabor, texturas y nutrientes sin añadir grasas y calorías extras. Para cocinarlo se puede usar agua, aunque caldo de verduras le da un mejor sabor. Esta técnica se usa con cualquier especie, principalmente con las más delicadas, como el lenguado y la merluza.