En una ocasión, unos pequeños jugaban en el lago congelado de un parque. Al estar jugando, el hielo se rompió y uno de ellos se cayó dentro. Al ver lo sucedido, el otro amigo corrió hacia un árbol cercano y, usando todas sus fuerzas, rompió una rama para abrir otro agujero sobre el hielo y así rescatar a su amigo.

Después de unos minutos llegaron al lugar los servicios médicos y los bomberos. Ellos le preguntaban al niño cómo lo había hecho, pues no entendían cómo era posible que hubiera quebrado el hielo para salvar a su amigo siendo tan pequeño.

De pronto, un hombre que pasaba por ahí dijo: “Yo sé cómo lo hizo”. Se acercó y añadió: “Lo hizo porque no había nadie que le dijera que no podía hacerlo .

Jamás te detengas a lograr tus sueños, aún si las demás personas te dicen que es imposible, ¡inténtalo!

Las drogas pueden acabar a una persona, pero eso solo ocurre cuando deja de intentar mantenerla fuera de su vida. Cuando una persona descubre toda la fuerza que está dentro de ella puede hacer cosas extraordinarias.

Una adicción no puede detener tu vida, tus sueños o tus logros. Busca las herramientas y la ayuda que necesites, acércate -pero sobre todo escucha- a las personas que te quieren, pues nunca te darán malos consejos, así que tómalos y ponlos en práctica.

Cuando logres encontrar este camino pase lo que pase, encontrarás una respuesta a todo lo difícil que estás viviendo y podrás caminar sin que nada te detenga.

Comparte esta historia con tus hijos y aliéntalos a no rendirse y a siempre salir adelante.

Tu amigo Titino