Venustiano Carranza Garza nació el 29 de diciembre de 1859 en Cuatro Ciénegas, Coahuila, dentro de una familia prestigiada de la región, pues su padre era coronel.

Inició su carrera política en 1887, cuando resultó electo como presidente municipal de Cuatro Ciénegas y más tarde fue diputado, senador y gobernador interino de su Estado. En 1908, cuando Francisco I. Madero comenzaba el movimiento revolucionario, Venustiano decidió unirse a él para derrocar a Porfirio Díaz y fue nombrado el jefe de la revolución en Coahuila.

Cuando se firmó la paz y ganó Madero, fue nombrado gobernador de Coahuila y durante su gobierno aumentó el número de escuelas y creó las nocturnas para adultos, estableció nuevos impuestos a profesionistas e inversionistas, creó una ley de compensación por accidentes de trabajo y prohibió el trabajo a los menores de 16 años, por mencionar algunos ejemplos.

En 1913 Madero fue asesinado y Victoriano Huerta llegó a la presidencia del país. Entonces, Venustiano proclamó el Plan de Guadalupe, en el que desconocía al “gobierno usurpador de Huerta” y formaba el Ejército Constitucionalista, del cual él era el Primer Jefe, y donde contaba con el apoyo de otros grandes líderes revolucionarios, como Álvaro Obregón, Emiliano Zapata y Pancho Villa.

En julio de 1914 Huerta fue obligado a renunciar a la presidencia y Venustiano llegó a la Ciudad de México creyendo que sería él el nuevo presidente del país. Sin embargo, rápidamente surgieron diferencias entre él y el bando de Villa y Zapata, quienes se negaron a reconocerlo como presidente y en su lugar pusieron a Eulalio Gutiérrez Ortiz.

Debido al conflicto, Venustiano se fue a Veracruz para reorganizar su ejército con ayuda de Álvaro Obregón, y declaró al puerto como la capital provisional del país. Desde ahí, añadió algunos decretos agrarios, fiscales, laborales y judiciales al Plan de Guadalupe y también estableció los municipios libres, legalizó el divorcio y decretó las jornadas máximas de trabajo y los salarios mínimos.

Cuando las afrentas entre Carranza, Villa y Zapata terminaron, volvió a la Ciudad de México. Entonces, convocó a un Congreso Constituyente para elaborar la Constitución de 1917 y fue elegido como presidente constitucional del país.

Durante su mandato, se centró en pacificar al país, reconstruir las infraestructuras devastadas por la guerra, trabajar por la reactivación económica y establecer una reforma agraria, con la que repartió cerca de 200 mil hectáreas de tierra.

Venustiano fue asesinado en el pueblo de Tlaxcalantongo, Puebla, el 21 de mayo de 1920. Actualmente sus restos descansan en el Monumento a la Revolución.