Julio es mi mes favorito, pues es en el que cumplo años. Para celebrar, quisiera aprovechar para agradecerte por seguir leyendo esto que a mí tanto me gusta compartirte sobre la naturaleza y lo que nos da.

También espero que estés disfrutando de la buena temporada para cultivar, pues la variedad del clima nos favorece: el sol en lo alto y después las lluvias, son factores muy importantes para lograr una buena cosecha. Por ello, te invito a leer en esta edición cómo podemos captar agua de lluvia para nuestros cultivos o para cualquier otra necesidad que podamos tener en nuestro hogar.

La captación de agua pluvial es una técnica de recolección y almacenamiento de agua de lluvia donde se usan tanques, botes o embalses naturales, para captar el agua y así destinarla a distintas necesidades.

Antes que nada, quisiera aclararte que esta agua sólo deberás usarla para regar tu huerta, la limpieza de tu hogar o en baños y regaderas, pero por ningún motivo debes beber o cocinar con ella, a menos que tu sistema de captación cuente también con un sistema de purificación de agua.

El tener un sistema de captación de agua es muy importante, pues así podrás regar tus plantas cuando no llueva. Usando el agua que el cielo nos brinda, ahorrarás dinero y ayudarás al planeta a no consumir tanta agua extraída de pozos. Recuerda que el agua es un elemento muy importante para la naturaleza y nuestra supervivencia.

Además, estos sistemas pueden ser la solución para aquellos lugares donde no se cuenta con servicio de agua potable en todos los hogares y, aunque parezcan difíciles de implementar, te aseguro que es más sencillo de lo que te imaginas, ya que puede hacerse de muchas maneras.

En esta ocasión te enseñaré a hacer tres sencillos sistemas de captación de agua, utilizando materiales reciclados y de una manera rápida.

Lo importante de esto es que conozcas cómo funciona y en qué consiste la captación de agua, para que detectes tus necesidades y los materiales con los que cuentas.

El primer paso es analizar tu entorno, pues así podrás construir un sistema funcional y práctico para tu hogar, que capte el agua que la naturaleza te brinda de manera gratuita.

Toma en cuenta que todo sistema de captación siempre deberá tener un modo de recolección, que será el que se encargue de atrapar toda el agua posible, y uno de almacenamiento, que será el encargado de guardar el agua, mantenerla limpia y dejarla lista para poder usarla cuando la necesites.

No te preocupes si tu primer sistema de captación es pequeño, con el tiempo encontrarás la manera de captar más agua según las condiciones que requieras. Lo importante es saber que el agua de lluvia esta ahí para su uso, así que no esperes más tiempo para empezar a captarla y utilizarla a tu favor.

Existen muchos métodos y sistemas de captación, unos más complejos que otros y a diferentes costos, así que si quieres más información, puedes contactarme en mi correo electrónico para darte más información. ¡No olvides agradecer y aprovechar lo que la naturaleza nos brinda para vivir mejor!

Botellas

Simplemente coloca una botella sobre otra, pero asegúrate que embonen bien. Una de las botellas debe estar cortada por la mitad y la otra completa. La primera, a la mitad, es la que te ayudará a recolectar el agua y la segunda será la que sirva para almacenar. Es importante que estés al pendiente para que, cuando se llene la botella de almacenamiento, le coloques una tapa. También ten cuidado de fijar bien las botellas para que no se caigan con la fuerza de la lluvia; yo te recomiendo enterrarlas un poco en la tierra.

Tambos

Esté método es un poco más complejo, pues consiste en usar tambos o botes del mismo tamaño, cortados a la mitad y usar tubos de plástico PVC para unir el sistema de recolección con el de almacenamiento, tal y como se ve en la imagen.

Azotea

Este sistema solamente consiste en ubicar tu bajante de agua de la azotea y colocar un bote grande debajo para almacenar el agua que baja por él.

Recuerda que siempre debes procurar mantener tu azotea limpia.