Hola, amigos, me alegra saludarlos pues en esta edición les enseñaré cómo germinar, sembrar y trasplantar de manera correcta sus próximas plantas, para que siempre tengan una cosecha exitosa en su hogar, y si aún no tienen su huerto los invito a iniciarlo.

Para sembrar necesitamos un espacio de tierra y semillas, que pueden ser germinadas de varias maneras. El método que hemos usado por mucho tiempo de forma natural es la siembra directa, que consiste sólo en arrojar las semillas en la tierra -que debe ser blanda y estar removida o rastrillada de manera uniforme-. La distribución de las semillas puede ser en hileras, hoyos o voleada.

La germinación de las semillas también se logra en semilleros, lo que permite aprovechar el tiempo y el espacio en la siembra de muchas plantas de una misma especie.

Por su parte, la siembra en contenedores o macetas evita los riesgos de trasplante, nos reduce el trabajo y el gasto en agua, y nos permite reciclar recipientes para darles otro uso y no generar tanta basura.  Para este tipo de siembra sólo hay que colocar la semilla en la superficie y enterrarla con la yema de los dedos.

Recuerden tratar a las plantas de una manera cuidadosa, pues ellas sienten y tienen vida; además vienen a este mundo a brindarnos lo mejor de sí. En la siguiente edición les hablaré más sobre los sentimientos de las plantas.

Como siempre, me despido agradeciendo a ustedes por leerme y a la naturaleza por todo lo que nos brinda.

Hoyos

Las semillas que darán arbustos muy grandes suelen ser muy amplias.

Para ellas es necesario hacer hoyos, depositar varias semillas, cubrirlas y regarlas de manera ligera.

Voleada

Consiste en esparcir las semillas con la mano. Con este método es difícil tener un reparto regular, por lo que después hay que separar las plantas.

Después de esparcir las semillas se deben cubrir un poco -dependiendo de lo que se sembrará- pues con esta técnica quedan en la superficie.

Es difícil tener un orden al sembrar de esta manera pues el germinado se hará irregular.

Hileras

Presenta un poco más de orden pues se hacen surcos en hileras de manera acomodada, tomando el espacio y la profundidad necesaria, dependiendo de lo que se siembra.

De esta manera, las semillas lograrán una cosecha más exitosa.

Trasplante

Así se le llama al proceso de sacar las plantas del semillero o de algún otro contenedor y plantarlas en un espacio más grande.

Para lograr hacer un trasplante de manera correcta, es decir sin lastimar, dañar o matar a nuestra planta, es importante seguir estos sencillos consejos:

Las plantas deben tener como mínimo cinco hojas, así como un tallo grande y fuerte.

Las plantitas entran en una crisis de estrés, pues sufren el cambio del lugar donde viven.Para disminuir ese estrés es recomendable regar la tierra de manera moderada unas cuantas horas antes.

Las plantas no se deben de arrancar, sino que deben tomarse del tallo, de manera cuidadosa, con las yemas de los dedos y también sacar tierra a su alrededor para extraerla con todo y sus raíces.

Luego, debe colocarse de inmediato en su nuevo lugar, cubriendo con tierra y aplanando la tierra para que quede firme.