¿Ya has planeado tu testamento? ¿Sabes cómo funciona? Éste es un documento legal que se elabora ante un Notario público, donde las personas manifiestan cuál quieren que sea el destino de los bienes que tienen, el día en que mueran.

Principalmente, un testamento permite evitar problemas entre los seres queridos de una persona, pues suele haber malentendidos o conflictos cuando no está claro cómo se repartirán las posesiones de quien muere.

Cada año, en septiembre, se lleva a cabo el Mes del Testamento en nuestro país, una iniciativa de la Secretaría de Gobernación, los gobiernos locales y las Notarías mexicanas que ofrece varios beneficios para quienes desean garantizar la seguridad jurídica de sus seres queridos:

1. Precios más bajos: En este mes, los notarios de todo el país reducen sus precios hasta un 50% y amplían sus horarios de atención, además de ofrecer asesoría a los ciudadanos para resolver sus dudas e inquietudes.

2. Es un trámite muy sencillo: Sólo debes acudir al notario de tu elección. No es necesario listar o relacionar todos los bienes que tienes y tampoco debes llevar la documentación que acredite que tú eres el propietario. Sólo necesitas la siguiente información:

Tu nombre y datos generales -lugar y fecha de nacimiento, estado civil, ocupación y domicilio-.

Identificación oficial y CURP.

Nombre completo de familiares, incluidos padres, esposa o esposo e hijos.

También deberás informar al notario si presentas alguna discapacidad para ver, oír, hablar o firmar.

Luego, sólo debes definir a las personas que desees nombrar como tus herederos.

3. Es un ahorro económico para tus herederos: El testamento facilita la entrega de los bienes, pues si no existe, los herederos deben iniciar un proceso judicial para que un juez establezca quiénes y en qué porcentaje recibirán los bienes; esto, además de caro, puede ser muy tardado.

4. Protege a tus hijos: Un testamento es el medio apropiado por el cual los padres pueden designar un tutor para sus hijos. Así, en caso de que ambos padres mueran y los hijos sean menores de edad, dicho tutor cuidará a los hijos y los bienes familiares.

5. Tranquilidad para la familia: Hacer un testamento no significa que alguien va a morir, sino que es un acto de responsabilidad para mantener la armonía y la seguridad familiar. Además, toma en cuenta que nadie puede hacer un testamento a tu nombre y tú no podrás hacerlo si por alguna razón pierdes tus facultades mentales o conciencia.

Acércate a tu notario de confianza y pídele asesoría gratuita, así podrás estar seguro de cómo hacer lo mejor para ti y tu familia.